Terapias psicológicas: calidad de vida y bienestar

Terapias psicológicas: calidad de vida y bienestar

Tiempo atrás se tenía la idea que acudir a un psicólogo era para casos extremos o cuando se perdía el juicio. Afortunadamente, esas ideas han quedado en el pasado, y es que en la vida de los individuos se presentan momentos y situaciones en los que se requiere ayuda de un experto, el cual ofrece pautas para superar esos conflictos que se creían imposibles de resolver.

Elegir a un buen psicólogo es de vital importancia, siendo el profesional que proporcione las herramientas adecuadas para el bienestar y así ayudar a superar frustraciones, conductas negativas, miedos y remordimientos.

¿Cuáles son los síntomas que deben tenerse en cuenta para saber si se requiere de ayuda psicológica?

Es muy común que las personas esperen a que su situación sea extrema para visitar a un profesional. No debería ser así, resistirse a pedir ayuda cuando se necesita sólo agravará más esos problemas de la vida cotidiana. Por lo tanto, no dudes en contactar con un psicólogo cuando se presente alguno de los siguientes síntomas:

  • Tristeza profunda: debe distinguirse entre altibajos emocionales normales de la vida diaria y tristeza extrema. Esta última recarga la mente de pensamientos negativos, los cuales la dominan haciendo que no se encuentre solución a los conflictos y se pierda la confianza de que mejorará en el futuro.
  • Adicciones: cuando la situación se vuelve difícil y la desolación hace estragos, es común que las personas empiecen a abusar de sustancias dañinas como drogas, alcohol o juegos de apuestas. Cuando se sobrepasan los límites, es conveniente acudir cuanto antes a un psicólogo.
  • Miedo: sentir miedo extremo es uno de los impedimentos para disfrutar de nuevas experiencias, aparte de que dificulta realizar tareas cotidianas. Algunos problemas como miedo a la oscuridad, al agua, al exterior o a sitios cerrados, requieren de un tratamiento psicológico para ser superados.

Beneficios de las terapias psicológicas

Los problemas en la vida de las personas son algo común. Por eso, las terapias proporcionan herramientas para aprender a controlar los conflictos y encontrar soluciones, de esta manera se minimizan las dificultades en las relaciones personales y en el ámbito profesional.

El psicólogo ayuda al paciente a descubrir todas sus debilidades y fortalezas, así como también sus limitaciones, de esta manera se va creando un entorno de confianza  y empatía entre ambos que permitirá expresar sin temor sentimientos y problemas que seguro no se contarían a nadie más.

Esta relación que se crea entre el psicólogo y el paciente es estrictamente confidencial, por lo tanto, todo lo que se diga en una sesión quedará en secreto. De esta manera se garantiza que la información que emita el paciente estará segura y permitirá tratar los miedos más íntimos.

Las terapias no buscan solucionar los problemas, su objetivo es que el paciente aprenda a aceptarse y a amarse, por lo que la idea es que obtenga la voluntad necesaria de cambiar aquello que le impide crecer, que no sea una relación de dependencia sino de ayuda para que adquiera habilidades útiles en la vida diaria.

¿A quiénes van dirigidas las sesiones?

Adultos

Los problemas psicológicos que en su mayoría padecen los adultos son depresión, ansiedad, estrés, entre otros. Una persona deprimida puede sentir incapacidad de disfrutar actividades de la vida diaria, también el estrés puede provocar un desgaste psicológico, e incluso, físico. Así que al acudir a terapias de psicología, es posible afrontar estos problemas a través del aprendizaje de técnicas. 

Adolescentes

Este período es complejo, está entre la infancia y la edad adulta, por lo tanto, intervienen varios factores en el desarrollo de un adolescente como son los biológicos, emocionales, sociales y cognitivos. Al ayudar a entender sus pensamientos, emociones y conductas sin dejarlo todo a la deriva durante ese período, se logra la posibilidad de obtener un mejor desarrollo en todos los aspectos de la vida.

Parejas

En la terapia, la pareja puede llegar a mejorar su situación actual, y en consecuencia, que los problemas que se hayan presentado no vuelvan a repetirse; y en caso de ser así, que puedan solucionarlos de la mejor manera para ambos.

In this article