¿Qué salidas profesionales tiene la psicología?

Las motivaciones que llevan a elegir la carrera de Psicología pueden ser muy variadas, pero, sin duda, la vocación es una de las principales. Además de eso, se presentan como unos estudios que ofrece una gran variedad de salidas profesionales, por lo que el futuro laboral no es tan oscuro como se suele imaginar y adjudicar a esta carrera

La Psicología es una ciencia que estudia a la conducta humana y sus procesos cognitivos. Su objetivo es el de analizar esos procesos mentales, así como el comportamiento de los seres humanos, sus interacciones con el medio y el entorno social. Las personas que deciden estudiar esta carrera suelen sentir curiosidad, e incluso fascinación, por el estudio de la mente humana. Eso, sumado a una fuerte vocación de ayudar a mejorar el bienestar de las personas, es lo que determina elegir esta formación frente a otra.

Como ya se ha comentado, aquellos que estén pensando en estudiar psicología, deben saber que existe un amplio abanico de salidas profesionales, como las que se van a ver a continuación.

Psicólogo clínico y Psicología de la salud

La mayoría de las personas asocian el papel del psicólogo con este rol, debido a que la psicología clínica y de la salud goza de gran popularidad. No obstante, cabe diferenciar que no es lo mismo psicología clínica y psicología de la salud.

La psicología clínica se centra en el diagnóstico y el tratamiento de los problemas de la mente humana, tales como el trastorno bipolar, la esquizofrenia… El psicólogo de la salud, en cambio, trabaja con los aspectos cognitivos, emocionales y comportamentales asociados a enfermedades físicas. Un ejemplo de este último sería su trabajo a la hora de mejorar la calidad de vida de un enfermo de cáncer.

Psicólogo educativo

En el ámbito educativo, los psicólogos también desarrollan una importante labor. La ciencia de la conducta aporta mucho valor a la educación, con numerosas herramientas para mejorar el rendimiento de los alumnos o para superar las dificultades que se presentan en sus procesos de aprendizaje.

Sexólogo

El sexólogo es un profesional de la psicología que se ha especializado en el área de la sexología, adquiriendo las competencias necesarias para mejorar la calidad de la vida afectivo-sexual de las personas. En este caso, no se trata de solucionar problemas de sexo son un origen puramente fisiológico, sino de aquellos que afectan los aspectos cognitivos y emocionales.

Estos profesionales tratan a pacientes con la disfunción eréctil, ayudan a restablecer la vida sexual después de una enfermedad y ofrecen consejos para mejorar la vida íntima de las parejas, entre otros.

Psicólogo organizacional

En este campo de la psicología encuentran trabajo muchos recién graduados, ya que existe una gran demanda de profesionales especializados en este este ámbito. Generalmente, la gente asocia el trabajo de psicólogo organizacional al del profesional de Recursos Humanos, algo que no es exactamente así.

Aunque el departamento de Recursos Humanos es, ciertamente, una de las salidas más habituales dentro de la psicología organizacional, existen otras, como un puesto en el departamento de marketing o en investigación de mercados.

Psicólogo social y comunitario

El experto en psicología social investiga a colectivos, lo grupal y las relaciones entre personas dentro un contexto sociocultural. Puede desempeñar múltiples funciones y trabajar dentro de otros campos, como son el organizacional o el deportivo.

No obstante, este psicólogo se ha especializado en algunos ámbitos de actuación, como la violencia de género, la intervención comunitaria, la juventud, en aspectos como orientación sexual o los problemas de drogas, la familia y los menores. También podrán ejercer de investigadores y de docentes.

Psicoterapeuta

La psicoterapia se encarga de crear un espacio de reflexión en que el paciente afronta los problemas que asaltan su vida con ayuda de un psicólogo. Juntos, profesional y paciente, reflexionan para averiguar qué es lo que ocurre en relación a algunos problemas no clínicos que le preocupan o le impiden alcanzar un grado de bienestar aceptable.

El psicoterapeuta utiliza un conjunto de conocimientos, técnicas y métodos para ayudar a los pacientes en un proceso de autodescubrimiento e iniciar la mecánica necesaria para la restructuración cognitiva, creando hábitos que mejoren su calidad de vida y sus relaciones interpersonales.

A diferencia del psicólogo clínico, que trabaja con pacientes diagnosticados con algún trastorno mental, como la esquizofrenia, los psicoterapeutas se encargan de tratar problemas de carácter emocional, dificultades que van surgiendo en el día a día, problemas familiares o de pareja.

In this article