Problemas derivados de la ansiedad generalizada

La ansiedad es uno de los principales trastornos de este siglo. Los problemas de ansiedad se multiplican al mismo tiempo que surgen preocupaciones y nuestro nivel de estrés va aumentando.

La ansiedad es un problema grave que puede derivar en numerosos problemas asociados, los cuales intentaremos desentrañar en este artículo. No es extraño que cada vez más personas se formen a través de un Grado de Psicología online y conozcan los secretos de este tipo de trastornos, que siguen siendo una de las principales razones para acudir a un centro psicológico.

¿Puede todo el mundo sufrir ansiedad?

Por supuesto, la ansiedad es un trastorno que puede surgir en cualquier persona. La presión, las fechas, el estrés y los problemas son los principales causantes de los famosos cuadros de ansiedad.

Cómo responde nuestro cuerpo a la ansiedad

Estas situaciones generan una respuesta emocional en nuestro organismo que deriva en diferentes problemas a largo plazo. La reacción de nuestro cuerpo a una situación de estrés puede ser positiva si es a corto plazo, pero si hablamos de una reacción continuada y a largo plazo, las consecuencias pueden ser nefastas.

Pero, ¿cuáles son los síntomas de la ansiedad generalizada? ¿Cómo suele reaccionar un organismo frente a estos problemas?

En primer lugar, la respiración es uno de los puntos fundamentales del estado de ansiedad. La respiración se acelera, dilantando los bronquios como en un estado de ejercicio físico.

Según los últimos estudios, el corazón de una persona con ansiedad bombea mucha más sangre y la respiración se hace más intermitente, aumentando el nivel de oxígeno en nuestro organismo.

La sudoración aumenta con el objetivo de hidratar el cuerpo y las venas se contraen para que el flujo respiratorio sea más eficiente.

Efectos de la ansiedad en el organismo

Estas consecuencias fisiológicas suponen una respuesta de nuestro organismo frente al estado de ansiedad pero, ¿cuales son las consecuencias de tener el cuerpo en estado de alerta de forma constante?

Bien, lo primero comentar que una respuesta continuada provoca que el organismo se debilite. A largo plazo, la respuesta se va debilitando y hace que nuestro cuerpo se enfrente mucho peor a las situaciones de estrés que se originen.

Otra de las consecuencias de la ansiedad generalizada son los problemas digestivos. Ardores, diarreas o hinchazón son algunos de los problemas digestivos que acompañan a un cuadro de ansiedad.

La liberación de cortisol hará que aumente nuestro deseo de ingerir hidratos de carbono lo que puede provocar un aumento de peso a medio plazo. Además, también aumentará nuestro nivel de azúcar en sangre debido a liberación de esta hormona.

Uno de los problemas más frecuentes de las personas que sufren ansiedad es el insomnio. La falta de sueño reparador provoca una fatiga crónica, incentivada por la mala regulación del cortisol en sangre.

El agotamiento y la falta de sueño pueden provocar a su vez otros problemas adicionales al cuadro de ansiedad como falta de apetito, cambios de humor, trastornos de ánimo, etc.

La ansiedad es un trastorno que deriva en numerosos problemas, por lo que debes tratarla lo antes posible con profesionales sanitarios.

In this article