Psicología: una herramienta de alto valor para afrontar la nueva normalidad

El 2020 ha sido un año que será recordado en la memoria de todos por la cantidad de situaciones que hemos vivido. No solo se trata de los que han padecido el Covid-19, sino también de toda la carga psicológica y emocional que está trayendo consigo la nueva normalidad y la necesidad que tienen algunas personas de contar con apoyo para adaptarse.

El proceso de confinamiento al que estuvimos sometidos no fue nada fácil. Éste trajo consigo momentos de verdadera desesperación y conflictos en algunas familias, pero también espacios para la compenetración y aprovechar la pausa para desarrollar nuevas habilidades en otros casos. La realidad es que ese período está pasando y ahora nos toca afrontar una nueva realidad fuera de las paredes de nuestro hogar.

La ansiedad, el miedo al contacto físico, la inestabilidad emocional, la zozobra, la inseguridad y muchos otros padecimientos, son los que están dominando a una buena parte de la población en la actualidad y eso nos lleva a recomendar que la mejor alternativa para salir victoriosos sea apoyarse en los conocimientos de los psicologos en Barcelona o en la ciudad donde se esté.

La idea es aprovechar los conocimientos de estos especialista, que se basan en estudios científicos comprobados más la experiencia que han logrado reunir a lo largo de los años, para plantear un comportamiento que inspire tranquilidad a la hora de volver de forma progresiva a vivir en sociedad.

La terapia cognitivo conductual como base de trabajo

Para avanzar en todo este tema, una de las mejores alternativas es apoyarse en la terapia cognitivo conductual Barcelona, la cual busca en primera instancia que los pacientes aprendan a reconocer cuáles son sus emociones y sentimientos negativos y cómo se puede hacer para darles un giro, de manera que se puedan enfrentar de alguna forma.

Es importante advertir que este tipo de conductas terminan por afectar, en alguna u otra medida, en la salud general del organismo. No somos seres ermitaños, necesitamos el contacto con el mundo y también disfrutar de los beneficios que la naturaleza nos ofrece, como la exposición a la luz del sol o la práctica de ejercicio al aire libre.

Además, todo este comportamiento puede llegar a afectar de manera exponencial en la relación que se tenga con otros miembros de la familia, sobre todo con la pareja, y es capaz de concluir en problemas de otra índole, como en el aspecto económico, por la imposibilidad de concentrarse en la ejecución del trabajo.

La buena noticia es que no se trata de algo que debamos hacer solos, sino que los psicólogos tienen la capacidad de ofrecernos las mejores herramientas para que solo nos tengamos que ocupar de ponerlas en práctica, sin trucos y sin engaños.

Actitudes positivas recomendadas

En este orden de ideas, existen algunas recomendaciones que giran en torno a las actitudes positivas que podrían ayudar a mejorar mucho la realidad que se vive ante esta nueva normalidad. 

Dentro de ellas tenemos:

  • Más gracias, menos quejas: cuando agradecemos por todo lo que tenemos nos llenamos de sentimientos positivos. Por el contrario, las quejas nos afectan hacia el lado negativo, siendo posible que nos lleven a la depresión.
  • Cumplir con las medidas de seguridad: aunque parezcan fastidiosas y a veces exageradas, son las medidas que nos ayudarán a reducir los riesgos de contagio y, por ende, a frenar la posibilidad de un nuevo brote.
  • Reunirse con familiares y seres queridos: el contacto con personas que amamos siempre es algo positivo. Aprovechar la nueva normalidad para preparar una barbacoa con algunos amigos es un plan que nos aporta felicidad y más aún en este tiempo.

La nueva normalidad es una condición que no sabemos hasta cuándo se mantendrá, así que lo mejor que podemos hacer, en lugar de luchar en contra de ella, es buscar ayuda psicológica que nos permita mantener una sana tranquilidad y continuar con nuestra vida cotidiana.

In this article