procrastinar

¿Pasamos demasiado tiempo en el trabajo?

Los tiempos cambian y nuestros modos de trabajo se van adaptando poco a poco a una sociedad donde se acumulan las horas de trabajo y la presencia continua de reuniones. Dejamos atrás la sociedad cuyo trabajo se basaba en cazar, sembrar, recolectar y demás. Ahora el paso de nuestros días los experimentamos sentados en una oficina frente a un ordenador durante horas y horas.

Obviamente, no todo el mundo tiene el mismo método de trabajo ni el mismo ambiente, pero es cierto que se han incrementado la cantidad de trabajadores de oficina y horario cerrado durante los últimos años. La potencia de los servicios digitales y la globalización de las empresas crean puestos de trabajo exigentes con muchas horas de oficina.

Hay quién dice que pasamos demasiado tiempo trabajando, que la vida es muy corta para pasar nuestros mejores años encerrados entre cuatro paredes y frente a un ordenador. El exceso de horas laborales provoca problemas de salud, tanto físicos como psicológicos.

Problemas físicos más frecuentes

Permanecer sentados durante la mayor parte del día es perjudicial para nuestro cuerpo. Llevar una vida sedentaria, alejada del deporte y el movimiento físico puede provocar sobrepeso, apatía o incluso depresión.

El ejercicio físico diario es muy importante para tener salud mental y física, ya que la segregación de serotonina es vital para sentirnos bien con nosotros mismos y con el resto de personas. Cuanto más tiempo estemos con la rutina sedentaria, más nos costará salir de ella.

Es por ello que debemos planificar nuestra semana en base al tiempo y dedicar algunas horas al ejercicio físico: andar, bicicleta, natación, running, etc. Hay múltiples actividades para mejorar el estado de nuestro cuerpo.

Dolores asociados al exceso de trabajo

Es frecuente que los trabajadores que pasan demasiado tiempo en la oficina presenten dolores físicos provocados por una mala postura o la simple acumulación de horas en tensión de trabajo.

Uno de los más frecuentes es el dolor cervical, que dificulta el giro del cuello y la posición de la cabeza. Es un dolor continuo y en muchos casos, incapacita al trabajador por varios días. Se suele calmar con descanso, sesiones de fisioterapia y antiinflamatorios.

El problema surge cuando los dolores provocados por un exceso de trabajo se hacen crónicos. Cuando forzamos nuestras articulaciones y las sometemos a un estrés continuo, sin descanso y sin tratamiento, el dolor puede volverse crónico.

Los dolores crónicos nos acompañarán durante el resto de nuestra vida sino realizamos un tratamiento exhaustivo y de calidad. Existen multitud de tratamientos y terapias innovadoras que aseguran la eliminación de estos dolores, como por ejemplo la tecnología de Andulación.

Otros dolores frecuentes frente al exceso de horas de trabajo de oficina son los dolores de espalda. Una mala postura de manera continua provoca que nuestras lumbares sientan un sobreesfuerzo que deriva en un dolor intenso.

Este dolor se trata con un tratamiento de corrección de la postura, fisioterapia y en algunas ocasiones, antiinflamatorios.

Problemas oculares

Sin embargo, existen otros problemas que no afectan a articulaciones o músculos. Es el caso de los problemas oculares. La acumulación de horas frente pantallas de smartphones, ordenadores, tablets o televisores, nos provocan problemas oculares como la vista cansada o picor de ojos.

Es importante tener hidratados nuestros ojos con suero y evitar la acumulación de horas haciendo pequeños descansos cada 60 minutos.

¿Pasamos demasiado tiempo en el trabajo?
Rate this post
In this article