miedo a conducir amaxofobia

Cómo superar el miedo a conducir o amaxofobia

¿Qué es la amaxofobia?

La amaxofobia o miedo a conducir, es un trastorno de ansiedad que limita a los conductores que lo padecen a conducir vehículos con normalidad según qué circunstancias. Los síntomas y situaciones dependen de cada persona, habiendo paciente incapaces de subirse al vehículo.

No existen demasiadas investigaciones acerca del miedo a conducir, aunque una encuesta de 2011 encontró que un tercio de los conductores españoles tienen miedo de conducir en ciertas situaciones.

¿Qué provoca la amaxofobia?

La raíz de muchos casos se puede encontrar en incidentes del pasado, que sugestionan al conductor impidiendole manejar el vehículo con normalidad

Se han registrado casos de conductores que han experimentado experiencias traumáticas al volante años atrás y que, a la hora de sacarse el carnet, sufren un bloqueo mental combinado con un estado de ansiedad que les impiden circular con su vehículo.

Muchos de los traumas perduran en la memoria y se expresan de formas inimaginables dificultando diversas tareas o acciones de la vida cotidiana.

El estrés parece ser uno de los principales factores en el miedo de conducir. La ansiedad generada en el conductor puede estar causada por recuerdos traumáticos o por una inseguridad propia que le impida superar los juicios valorativos de otros conductores.

La presión mental que puede generar la responsabilidad de conducir un vehículo es un obstáculo insalvable para muchos conductores. No obstante, existen diversas técnicas que han ayudado a varios conductores a superar su amaxofobia y aumentar su autoestima al volante.

Cómo superar el miedo a conducir

Reemplazar pensamientos negativos o catastrofistas

Los conductores con amaxofobia suben al coche con pensamientos negativos o experiencias catástroficas que ocurrieron o que pueden ocurrir. Debemos intentar modificar estos pensamientos por pensamientos positivos o humorísticos que permitan continuar con un estado de alerta pero que rebajen la tensión interna.

Podemos pensar lo bueno que será aparcar el coche al llegar, ver a ese amigo que tanto nos apetece o llegar a nuestro trabajo con la sensación de haber hecho las cosas bien al volante.

La música, aliada de la amaxofobia

Pacientes con este trastorno de ansiedad afirman que la música les ha ayudado a rebajar su nivel de ansiedad cuando se disponen a coger el volante. No obstante, hay diversos casos en que la música se percibe como una distracción, por lo que en esos casos deberíamos evitarla.

Terapia de exposición para combatir el miedo a conducir

Normalmente, para superar la amaxofobia son necesarias varias sesiones con profesionales clínicos (psicólogos) que nos permitan alcanzar ese grado de confianza al volante que necesitamos. La terapia de exposición, es la más popular para combatir el miedo a conducir.

Paulatinamente, se modifican los esquemas mentales que el paciente tiene relacionados con situaciones catastrofistas para implementar pensamientos positivos. Es un proceso largo pero efectivo, que supone una recuperación paulatina pero efectiva.

Pequeños objetivos para superar el miedo a conducir

La fijación de pequeños objetivos es uno de los pasos más comunes dentro de la terapia para superar el miedo a conducir. El paciente fija diversas acciones dentro del vehículo que puede ir superando, aumentando la complejidad de las mismas poco a poco.

Arrancar e incorporarnos a la circulación, ir hasta el supermercado más cercano, aparcar en batería, etc. Se marcan una serie de rutinas de ejercicios básicos para que el paciente vaya cogiendo confianza en el vehículo y pueda desactivar ese bloqueo que le impide conducir sin ansiedad.

Rate this post
In this article