El deporte como refuerzo en las relaciones sociales

La pareja cómica Pantomima Full lleva años retratando, a modo de vídeos cortos, las principales características de la sociedad española. A través de la comedia todos nos podemos sentir más o menos identificados con muchos de sus vídeos.

En uno de ellos, Las Quedadas, describen a esos jóvenes adultos treintañeros que necesitan constantemente quedar con otras personas por no ser capaces de estar solos ellos mismos. En muchas de esas quedadas, la excusa para reunirse con amigos o compañeros de trabajo es el deporte y la actividad física. En otro de sus vídeos, donde habla sobre el crossfit, señalan esa fiebre que ha surgido por este tipo de entrenamiento en los últimos años.

El humor es una herramienta muy útil para explicar situaciones sociales, y es evidente que la actividad física y el deporte son una parte muy importante de nuestras vidas. No solo porque se asocia a un buen estado de salud, sino porque ayuda también a tener mejor autoestima, marcarse retos y objetivos, y por supuesto a estrechar relaciones sociales.

¿Cómo ayuda el deporte en las relaciones interpersonales?

Ir al gimnasio, salir a hacer running, montar en bicicleta, asistir a spinning y otras clases grupales, la natación… todas estas son modalidades deportivas que se pueden practicar en pareja o con amigos, y eso sin hablar de los deportes de equipo. Con ellas se pueden estrechar relaciones interpersonales al tiempo que mejora el rendimiento físico, la salud y la autoestima.

La práctica deportiva ayuda a conocer gente, ya no solo en los entrenamientos, sino también las competiciones. Al final, son muchas personas que se preparan para alcanzar un mismo objetivo y con los que se puede generar una conexión que no se consiguen con otras personas.

Además, en estos casos, el deporte al aire libre, en plena naturaleza, es más productivo, porque es posible entrenar en diferentes escenarios, con más gente y las posibilidades de realizar distintas actividades se expanden.

No obstante, las redes sociales han logrado que incluso desde casa se pueden establecer vínculos de contacto mientras se practica deporte, con las aplicaciones móviles y de mensajería instantánea.

De hecho, en el pasado año, durante el confinamiento, se organizaron algunas pruebas ciclistas indoor, de modo que los ciclistas profesionales competían desde su casa, con su bicicleta estática, moviendo la mayor cantidad de vatios posibles.

¿Deportes con amigos o en pareja?

No se trata de decidir, sino de encontrar oportunidades para ambos, así como para practicar actividad física de manera individual. En cualquier caso, compartir las sesiones de entranemiento con pareja o amigos es fenomenal para abrirse a nuevas experiencias y descubrir otras propuestas.

El running en pareja o con amigos es un buen ejemplo de ello, porque los avances de una persona pueden servir de impulso para la otra, afrontar juntos nuevos desafíos y sentir más apoyo. Al igual que el running podemos poner como ejemplos el ciclismo, el triatlón o los deportes de naturaleza y aventura: escalada, senderismo, trekking, montañismo…

Y si todo esto se acompaña de otros hábitos a incorporar en la rutina diaria, como una dieta equilibrada, un estilo de vida activo y un descanso reconfortante y suficiente, el resultado final es un mejor empeño físico, mayor autoestima y mejores relaciones interpersonales.

El deporte al aire libre siempre es una mejor opción

El running, las sesiones de crossfit, el patinaje o hacer fitness en el gimnasio son modalidades deportivas muy urbanas. Ocurre lo mismo con los deportes de equipo, al final, las ligas amateur de fútbol y baloncesto, o pádel, se practican en entornos muy urbanos.

Por ello, hacer deporte en plena naturaleza añade ese plus de viajar, respirar aire libre, conocer nuevos escenarios y hasta mantener contacto directo con el agua si apostamos por los deportes acuáticos. Un buen ejemplo es hacerse con una tabla de paddle surf hinchable.

Este deporte se ha vuelto muy popular en los últimos años y consiste en practicar surf en el mar, embalses o ríos con poca corriente mientras nos mantenemos de pie y avanzamos con la ayuda de una pala.

La ventaja que supone frente a otros deportes acuáticos es que no hay que desplazarse hasta ningún lugar de costa, pues en masas de agua de interior también se puede practicar. De hecho, en prácticamente todas las provincias españolas hay lugares acondicionados para ello.

Para saber más sobre este deporte puedes visitar la web kayaksonline.es, donde ofrecen todo tipo de productos relacionados con el paddlesurf y otros tantos para hacer piragüismo y desplazarse por el agua.

El deporte es una forma inmejorable de socializar y mejorar las relaciones con otras personas. Aporta capacidad de empatía y solidaridad. Ayuda a mejorar el rendimiento físico y la autoconfianza, nos aleja de prejuicios y complejos, y si además es al aire libre, todas estas sensaciones se multiplican.

In this article