Calvos dominantes

Calvos: Psicológicamente más atractivos e inteligentes

Quedarse calvo es una pesadilla estética acrecentada por los estándares de belleza que inundan la sociedad de hoy en día. La pérdida de pelo afecta a millones de hombres en el mundo, y muchos de ellos no son capaces de aceptar esta situación tan estresante.

Sin embargo, y aunque diferentes empresas intenten convencernos de que la pérdida de pelo es reparable, la ciencia nos muestra la esperanza para los alopecicos: Los calvos resultan más atractivos a las mujeres.

Obviamente, el gusto sexual es un concepto muy subjetivo pero la ciencia ha probado esta peculariedad a través de un estudio psicológico realizado a varias mujeres en Estados Unidos. El estudio midió la percepción de los hombres cuando se rapaban la cabeza y concluyó que los hombres calvos eran percibidos como más fuertes, más altos y más dominantes que los hombres con pelo.

Sin duda un resultado sorprendente de la visión femenina sobre los hombres sin pelo que, por otra parte, muchos de ellos luchan a diario para evitar la caída del cabello.

 

La calvicie está estrechamente relacionada con la testosterona, hormona masculina símbolo de la virilidad e intensidad sexual.

Según los estudios psicológicos, el cerebro femenino percibe como atractivo a un hombre dependiendo de varios factores entre los que se encuentran precisamente los dos conceptos analizados en el estudio anterior sobre la calvicie: la fuerza y la dominancia.

Podemos resumir que los hombres calvos son percibidos como más fuertes y más dominantes, dos factores importantes a nivel cerebral al percibir el atractivo de un hombre por parte de una mujer.

Es evidente que los gustos y la atracción sexual depende de muchísimos factores, sin embargo esto supone un análisis interesante sobre la figura de los hombres sin pelo. La imagen de los calvos dentro de la sociedad moderna ha evolucionado con el paso de los años y los estudios así nos lo muestran.

Hace años, la figura de los calvos estaba relacionada con debilidad y falta de dominancia, pero ahora esto ha cambiado.

En los últimos años ha aumentado la valoración positiva hacia los hombres sin pelo, caracterizándolos como individuos más inteligentes y dominantes. Un giro radical que choca con la imagen antes comentada.

¿Y tú, que opinión tienes de ellos?

In this article

Join the Conversation