¿Por qué acudir al psicólogo puede ser la solución a tus problemas de pareja?

Muchas personas son de la opinión de que todos los problemas, tanto personales pueden resolverse, o al menos aliviarse en gran medida, tomándose una caña en el bar de abajo con tus amigos. Seguro que habrás escuchado esto mismo muchas veces. ¿Pero es en verdad tan sencillo?

¿Por qué acudir al psicólogo en pareja es beneficioso?

La realidad es otra, ya que por ser nuestros amigos pueden darnos una visión muy sesgada y subjetiva de la realidad. Por eso, cada vez son más los beneficios de asistir a terapia psicológica con un profesional acreditado y con experiencia.

Ya no se trata simplemente de que por ser profesional, debido a sus años de estudios y experiencia, podrá entender mucho mejor los problemas de tu ansiedad y, por tanto, cómo combatirla. También habremos de valorar que quien nos escucha es alguien totalmente externo a nuestros ambientes.

Y es que, aunque lo hagan con toda su mejor intención, muchas veces tanto nuestros amigos como la familia, en lugar de ayudarnos, acaban haciendo todo lo contrario. Y no es que no pongan su mejor empeño o que sus intenciones sean malas, para nada.

Partimos de la base de que ellos son personas de confianza y cercanas. Por lo tanto, es lógico pensar que tan solo querrán ayudarnos a arreglar nuestros problemas. Porque ante todo quieren vernos felices. Pero no siempre se puede estar preparado para escuchar con atención y valorar los problemas ajenos, y menos los de pareja.

Precisamente por eso no te podrán dar un diagnóstico claro ni unas pautas firmes a seguir. En la mayoría de los casos, solo podrán limitarse a escucharos y daros su opinión. Por eso, aunque pueda parecer la opción más fácil y cómoda para ti y tu pareja, no tiene por qué ser la mejor.

Si buscas un gran equipo de profesionales en Madrid centro, acude a Psicomaster, psicólogos especializados en terapia de pareja. Encuentra más información y ponle remedio de una vez por todas a esa situación con tu pareja que no os deja dormir.

Ponedle freno antes de que sea demasiado tarde

Hasta ahora, la mayoría de gente pensaba que los problemas de pareja se deberían resolver de puertas para dentro… pero no tiene por qué ser así. ¿Tú también eres de los que creen que nadie más tiene por qué conocer nuestras circunstancias?

No vamos a engañarnos, lo cierto es que conservar una relación hoy en día es más difícil de lo que parece. Estamos expuestos a un montón de factores externos que no solo pueden agobiarnos o entristecernos, sino que harán mella en nuestro amor propio.

No obstante, si consideráis que en vuestra pareja todavía hay amor del bueno y que existe la más mínima posibilidad de hacerlo reflotar, no lo dudes ni un segundo. Acudid cuanto antes a un profesional acreditado y con amplia experiencia.

Puede que al principio os dé algo de vergüenza, pues al fin ya acabo, estáis exponiendo vuestros problemas y vuestros sentimientos con desconocidos, y ya sabemos que esto mismo de por sí es bastante difícil, incluso con alguien mucho más cercano.

Pero en los últimos años nos hemos ido haciendo más egoístas, con menos tolerancia a la frustración, exigiéndonos mucho más de lo que podemos dar. Y al final, todo eso deriva en una sola cosa: un gran estrés e insatisfacción personal.

Al final, el estrés es la primera etapa previa a la ansiedad. Y si esta ansiedad no se trata a su debido tiempo y se ponen las soluciones necesarias antes de que vaya más, en algún momento acabará por explotar y empeorar de forma exponencial.

Pero si accedéis a acudir a terapia de pareja con la mente abierta, pronto iréis descubriendo que con el paso de las sesiones nuestra relación va mejorando. Y eso, antes o después, afectará a todos los demás aspectos de nuestras vidas: las relaciones laborales, con los amigos, vuestro rendimiento en general…

En estos casos, lo mejor es acudir a un psicólogo de ansiedad en Madrid especializado también en terapia de pareja, como es Santiago Cid, psicólogo en Madrid Centro. En este enlace encontraréis todos los detalles y la ubicación.

No dejéis que la ansiedad y la apatía afecten a vuestro amor

¿Pero qué pasa cuando esta situación no cesa, las discusiones son cada vez más frecuentes, y para colmo, más graves? Quizá lo tengáis claro porque sentís que se acabado el amor definitivamente, aunque en la mayoría de casos es casi imposible de saber a ciencia cierta.

En nuestra jornada laboral o mientras pasamos la jornada con nuestros hijos, vamos acumulando y acumulando, manteniendo la compostura para no perder los estribos en ese mismo momento. Y al final, cuando llegamos a casa, acabamos estallando ante la más mínima situación.

Y esto, ciertamente, no es justo para nadie. Ni para tu pareja, ni para tu familia, ni para ti mismo. Pues es normal que en todas las parejas del mundo haya altos y bajos y discutáis de cuando en cuando. Es más, es incluso sano y recomendable.

Eso significa que compartís vuestros puntos de vista, que por supuesto no siempre tienen que ser los mismos. Y al mismo tiempo, las discusiones (siempre que sean dentro de un límite razonable) os permiten conoceros mejor y aprender a comunicaros con el paso del tiempo.

Pero si la situación se agrava y se mantiene durante mucho tiempo, nos generará un angustioso estado de apatía. Aunque intentemos evitarlo a toda costa, es casi imposible impedir que nuestros problemas e  inconveniencias del día a día afecten a nuestra relación de pareja.

Poneos en contacto aquí con una experta en tratamientos de ansiedad y apatía, dos problemas que pueden afectar a tu relación de pareja. En la consulta de Patricia Nafría, psicóloga en Madrid, os atenderán para ponerle remedio cuanto antes a esa situación que parecía no tener fin.

¿Cuántas veces hemos postergado una cosa, aunque sabíamos que era lo mejor y más necesario, simplemente por vergüenza, desconfianza o por el miedo al qué dirán? Para luego al final descubrir que es lo mejor que hemos hecho en mucho tiempo, hasta el punto de pensar que ojalá lo hubiéramos hecho antes. No os cortéis y dad del paso. Hacedlo por vosotros.

In this article