¿Por qué la hipnosis funciona como terapia?

¿Utilizar la hipnosis como parte de una terapia médica para el tratamiento de enfermedades? Aunque la imagineriea popular relaciona directamente la hipnosis con el show y lo circense, la hipnosis clínica tiene numerosos estudios científicos que avalan su valor para abordar determinado tipo de problemas psicológicos, emocionales y psicosomáticos, como explica Jorge Masó, especialista en hipnoterapia para dejar de fumar.

 

Comprender la hipnosis y su aplicación como terapia

La hipnosis basa su trabajo en la focalización sensorial de la persona en vivencias y sensaciones internas. En este proceso de trance hipnótico, nota un estado de tranquilidad y relajación que favorece el florecimiento de síntomas y orígenes no evidentes en los resultados analíticos.

Para comprender cómo actúa el proceso hipnótico en un tratamiento psicoterapéutico se ha de poner el foco en el cerebro inconsciente, esa parte que nos conecta con las emociones y las experiencias. En ocasiones, una parte de ellas queda enterrado en el fondo sin capacidad para salir a la superficie, pero afectando de alguna forma al día a día de la persona.

Al aplicar la hipnosis se busca liberar esos pensamientos, asociaciones, sentimientos y acciones hacia la superficie. Los psicoterapeutas utilizan para ello los dos tipos de hipnosis reconocidas: por un lado, la clásica, directiva y que hace sugerencias específicas sobre el individuo, y la hipnosis ericksoniana, que se basa en el simbolismo para despertar el por qué del problema y encontrar la solución.

Ahora bien, siempre se busca entender el sentido del síntoma y a raíz de esto, se trabaja en el tratamiento. En cualquier caso, una sesión de hipnosis clínica nunca debe sustituir al tratamiento que el especialista determina para la patología a tratar.

 

Enfermedades a las que aplicar la hipnosis como terapia

La hipnosis aplicada como terapia se ha consolidado para tratar algunos trastornos psicológicos tales como trastornos alimentarios, pacientes con dolores crónicos o sintomatología asociada a la ansiedad y la depresión.

 

Hipnosis para dejar de fumar

Jorge Masó es uno de los hipnoterapeutas más laureados por su método para dejar de fumar, del que podéis conocer más información y desterrar los falsos mitos que limitan su aplicación práctica.

Jorge  remarca que en el caso de la hipnosis aplicada para tratar el tabaquismos se focaliza especialmente en hacer comprender al usuario lo negativo que resulta fumar para el individuo y su grupo de contacto inmediato. 

Su sistema, explica, tiene como base la hipnosis clínica despierta. Con este método, el paciente es consciente en todo momento que está siendo objeto de una terapia con hipnosis. El método que ha desarrollado se adecua a todo tipo de fumador, independientemente de su edad o del tiempo que lleva como fumador. 

Habitualmente, sus sesiones se desarrollan en la modalidad de hipnosis de grupo, reuniéndose con un grupo de fumadores. Jorge Masó nos ha explicado que en sus actuaciones influye tanto la dinámica de grupo como la disposición personal e individual para garantizar el éxito y dejar de fumar. 

En una segunda etapa del tratamiento de hipnosis para dejar de fumar, el foco se centra en la desprogramación psicológica del hábito. 

Miles de ex-fumadores a lo largo de los más de veinte años de desarrollo de la técnica confirman que el sistema Jorge Masó para dejar de fumar funciona. Él mismo fue fumador y sabe cuáles son los síntomas ocultos que hay detrás de la decisión de encender ese primer cigarrillo, y cuáles son las tentaciones cuando se ha dado el paso. 

 

Adicciones y ansiedad

Además de utilizar la hipnosis para dejar de fumar, los hipnoterapeutas acuden a ella para vencer grandes patologías de origen psicológico y psicosocial como son las adicciones y la ansiedad. 

En este sentido, el trabajo de los psicólogos con estos pacientes abordan situaciones de baja autoestima, traumas de origen oculto, o enfermedades de tipo psicosomáticas como el colon irritable. 

En el caso de las adicciones y la ansiedad, se abordan desde la óptica de la concentración y la regresión, a fin de que sea el propio paciente quien tras la sesión, obtenga el conocimiento necesario para iniciar la siguiente fase del tratamiento con el psicólogo. 

Asimismo, existe un claro incremento de pacientes que acuden a los hipnoterapeutas para aprenden a llevar patologías crónicas. Precisamente en el tratamiento del dolor es donde más evidencias existen de la efectividad de la hipnosis clínica. 

En estos casos, la hipnosis se aplica como una vía para el aprendizaje de la mente y el autoconocimiento del paciente, de modo que este sea capaz de regular sus pensamientos y modular la intensidad de esta sensación de dolor continuo. Especialmente cuando se alcalza el grado de aparición de síntomas conversivos o psicosomáticos como la parálisis de las piernas o momentos de desvanecimientos. 

In this article