¿Cuál es el rol de la enfermería en la salud mental?

Las profesiones relacionadas con la medicina tienen un alto grado de especialización. De entre todos ellos, los enfermeros juegan un papel fundamental en todas y cada una de las áreas en las que intervienen por lo que necesitan estar formado específicamente para todas y cada una de las funciones que van a desempeñar.

Los enfermeros de salud mental son aquellos que proporcionan atención y apoyo a las personas que padecen enfermedades mentales. Su labor es la de ayudar a sus pacientes a que convivan con la enfermedad que padecen, aceptándola. Del mismo modo, deben enseñar a los enfermos a identificar cuándo se encuentran en una situación de riesgo en la que podrían hacer daño a los demás o a sí mismos.

Formación

Para poder atender a los pacientes correctamente, necesitan recibir una formación adecuada en Enfermería Psiquiátrica, Salud mental y Geriátrica. De este modo, contarán con los recursos suficientes para poder tratar a pacientes con diferentes trastornos mentales y de diferentes rangos de edades. En este sentido, hay que ser conscientes que mientras que hay conductas que están más relacionadas con enfermedades de etapas infantiles o adultas, otras aparecen habitualmente en la tercera edad, y deben ser tratadas en consecuencia.

Con los cursos que realizan y la experiencia que van adquiriendo en las prácticas y durante su posterior vida laboral, están capacitadas para tranquilizar y calmar a las personas, debiendo averiguar los motivos por los que los pacientes pueden sentirse ansiosos o agresivos. Su objetivo es establecer con los pacientes relaciones basadas en la confianza, de manera que estos discutan sus problemas, se sientan escuchados, busquen soluciones y también sean más receptivos a lo que se les dice.

Trabajo en equipo

Los enfermeros especialistas en salud mental trabajan codo con codo con otros profesionales sanitarios, así como con trabajadores sociales para coordinar la atención de los pacientes. En colaboración será más fácil encargarse de una amplia gama de problemas de salud mental, entre los que destacan el estrés, la ansiedad, la depresión, las enfermedades relacionadas con autolesiones, trastornos de personalidad, esquizofrenia, así como problemas con el alcohol o las drogas.

Una vez que estos expertos han elaborado un plan de atención para cada paciente, los enfermeros especialistas en salud mental los observan para detectar cualquier cambio que pueda resultar significativo en los estadios más tempranos. De esta forma, se informa al sanitario que está al cargo del tratamiento de ese paciente para que pueda revisar el plan e introducir cambios si fuera necesario.

Los enfermeros crean un vínculo muy cercano con los pacientes, hablan con ellos de forma individual y en grupo, y también realizan todos los cuidados propios de la enfermería práctica, tales como la administración de medicamentos.

Familia y entorno

Cuando se hace referencia al trabajo en equipo, merece especial atención al hecho de que no solo se trata de colaborar con otros profesionales de la salud. En la correcta recuperación o adaptación de un paciente y su integración social, juegan un papel fundamental la familia y el resto del entorno más cercano.

Es labor de los enfermeros especialistas en salud mental involucrar tanto a la familia, como al resto de cuidadores del paciente. De este modo estarán informados del tratamiento, la evolución del paciente, el plan de atención que necesita… Se les dota, por tanto, de las herramientas necesarias y la confianza suficiente para que realicen una buena labor cuando ellos mismos se tengan que hacer cargo del paciente.

En este sentido, también juegan un papel esencial a la hora de coordinar el apoyo al paciente dentro de la comunidad. Y es que, entran en contacto con otros profesionales como médicos, trabajadores sociales, visitadores sanitarios, organizaciones voluntarias e incluso con la policía en caso de ser necesario.

Centros de trabajo

Los problemas de salud mental están muy presentes en la sociedad actual, pero solo un número de personas muy reducido necesita acudir a un hospital para llevar a cabo su tratamiento y recibir los cuidados que necesita.

Por este motivo, los enfermeros especialistas en salud mental trabajan en los más variados entornos, como en residencias médicas pequeñas, en clínicas médicas de centros de salud locales o incluso en los propios hogares a petición de las familias.

Para el correcto desarrollo de sus funciones, trabajan en colaboración con un equipo más amplio de salud y atención social, que está integrado por psicólogos, psiquiatras, psicoterapeutas, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales… En todos los centros donde presten sus servicios estos especialistas, puede ejercer un enfermero especializado en salud mental como apoyo.

In this article