¿Cómo superar una fobia o miedo?

Las fobias son trastornos psicológicos ampliamente extendidos. Se estima que una de cada diez personas en el mundo sufren algún tipo de fobia o temor incontrolado. En España, estos procesos afectan a aproximadamente el 3,5% de la población, y eso solo si hablamos de fobias específicas.

A menudo, estos problemas son difíciles de detectar, no son muy concretos, por lo que requieren atención psicológica por parte de los profesionales. Los temores clasificados como fobias son más comunes en mujeres, aunque los hombres también pueden padecerlos.

Los procesos de debilidad más frecuentes son la claustrofobia, la aerofobia y los miedos a los animales. La primera es el temor o la inseguridad en los espacios cerrados, y la aerofobia es el miedo a valor. En hombres son habituales la hemofobia (miedo a la sangre) y la dentofobia (fobia al dentista).

Qué es una fobia

Para explicar bien el fenómeno de las fobias primero hay que definir en qué consisten estas situaciones. Son miedos intensos y desproporcionados que no se corresponden con un peligro real. El riesgo percibido es mucho mayor que el que realmente representa. En la práctica, las personas que lo padecen responden de manera exagerada hasta el punto de que no tienen herramientas a mano para contrarrestar ese temor, no lo pueden controlar.

Hay fobias diagnosticadas para un sinfín de situaciones, desde los animales a la altura, pasando por el agua, la oscuridad o incluso a tragar. Cuando se viven episodios de este tipo, la persona experimenta sensación de ansiedad al momento de enfrentar a la situación fóbica.

En ocasiones, incluso aunque esa persona es consciente de que el proceso no supone un peligro real para su vida, no encuentra soluciones a su alcance. En los peores casos, la angustia, el estrés, la ansiedad y la incapacidad de actuación puede terminar provocando ataques de pánico.

Generalmente las fobias aparecen durante la adolescencia y la juventud, pero también pueden ser muy frecuentes en la vejez, puesto que las personas tienden a sentirse más indefensas.

Claves para superar una fobia

Según la Psicóloga Patricia Mediavilla, las fobias pueden tener unas consecuencias muy graves a nivel personal y profesional. Las personas que padecen estos miedos son conscientes en muchos casos de que su temor es irracional, pero no pueden controlarlo. Esto da lugar a sentimientos de frustración y falta de confianza.

Además, si no se está inmerso en un entorno de alta comprensión, estas fobias pueden ir a más. En algunos casos, la falta de apoyo de las personas que nos rodean resulta contraproducente, porque consiguen abundar en esos miedos.

Una de las afirmaciones más populares dentro del ámbito de la psicología es que el primer paso para resolver un problema es identificar el problema. Con la fobia no siempre es fácil, pero hay que tratar de cumplir con esa tarea.

Para ello, una recomendación es acudir a expertos en psicología. En Psyfeel Salamanca cuentan con un amplio equipo de profesionales que llevan años tratando trastornos, miedos y problemas en el ámbito mental.

Una vez ya hemos definido cuál es ese temor que impide hacer vida normal, o la dificulta en ciertos momentos, hay que abordarlo a través de terapia cognitivo-conductual. Con ella, que habitualmente es un proceso corto, se pone el foco en un enfoque doble.

En primer lugar hay que enfrentar esos pensamientos y actitudes de rechazo que son incontrolables. A partir de ahí llegan ya las estrategias para combatir cara a cara el miedo, comprendiendo cómo funciona y tratando de no rehuir esos sentimientos negativos.

Por último, hay que afrontar un trabajo gradual que permita estrechar mucho la línea que separa al paciente de aquello que le provoca miedo o ansiedad. Muchos expertos apuntan a observar situaciones previas a medida que se va mejorando, para que la propia persona fóbica sea consciente de sus actitudes previas.

Consejos para tu proceso

Más allá de acudir a profesionales de la psicología para afrontar estos miedos, algo que es muy necesario, también desde la parcela individual se pueden dar pasos para superar los procesos negativos.

Uno de ellos pasa por ser consciente de cómo esa situación está afectando al día a día. Desde ahí, tratar de comprobar si lo que se siente es realmente un miedo incontrolable o una falsa alarma. Otra idea interesante es medir el grado de ansiedad, o lo que es lo mismo, intentar acceder a herramientas que permitan superar esos temores.

Los ejercicios de meditación y respiración son de gran ayuda para superar episodios de este tipo. A su vez, también contribuye mucho a la mejora descifrar qué parte del cuerpo es la más afectada por la fobia. Estos miedos incontrolables generan emociones negativas que se somatizan en el cuerpo.

El objetivo final es que las sensaciones pasen de ser negativas a neutras, pero para lograrlo a menudo hay que acudir a ayuda profesional. Por eso, no dudes en contactar con un psicólogo o un terapeuta que te ayude en estas cuestiones.

In this article