10 consejos para preparar unas oposiciones

Millones de personas en España estudian oposiciones. Los opositores son un colectivo muy desigual en sus intereses y altamente diverso pero que tienen todos un objetivo común, obtener una plaza de empleo público.

La recompensa final supone para todos ellos un gran premio, ya que es conocida la estabilidad que aporta trabajar para el Estado o cualquiera de las administraciones públicas en calidad de empleado con su plaza.

Sin embargo, alcanzar esta meta no es tarea fácil, pues aparecen dos grandes dificultades, una es la propia complejidad del proceso, los conocimientos a adquirir; y la segunda, que es la más importante, es que no basta con aprobar, sino que para conseguir esa vacante hay que superar a muchos otros aspirantes.

Con todo ello, las academias de oposiciones, los centros de estudios y hasta los profesionales de la psicología ahondan en consejos para preparar oposiciones, pequeños hábitos a seguir para dirigir bien la dinámica de estudio y no abandonar en mitad del trayecto. Vemos algunos de estos trucos.

Déjate guiar por los profesionales

Puedes preparate las oposiciones por tu cuenta, mucha gente lo hace así. Pero la realidad es que el proceso suele ser mucho más efectivo si se cuenta con la ayuda de una academia o un preparador. Y no solo porque ellos sean expertos y conozcan bien las dinámicas de preparación, sino porque pueden apoyar también psicológicamente a los opositores.

Aquí por ejemplo puedes ver la metodología de formación de la academia de oposiciones Euskal Opodis, donde apuestan por una ayuda individual de coach al inicio para ayudar a los alumnos a planificarse la preparación de los exámenes.

Asume mentalmente tu posición como opositor

Otro de los trucos para preparar oposiciones es invertir esfuerzos y atención en el estado mental. No todo es leer y memorizar, hay que encontrar fórmulas de motivación, controlar la ansiedad y asumir que habrá momentos de bajón, pero que no se puede caer en el abandono.

En este sentido, la atención psicológica es tan importante como la del coach al inicio del proceso. Interioriza que el camino no va a ser siempre fácil y trabaja mentalmente para superar las etapas más complicadas, incluido un posible suspenso o la no obtención de plaza.

Define bien los lugares de estudio

Cuanto más planificado esté el proceso de estudio, más opciones hay que de que la preparación sea exitosa. Esto obliga a escoger lugares de estudio fijos y bien ordenados, donde no haya lugar a distracciones y queden alejados los ruidos u otras incomodidades. Puedes tener varios lugares de estudio, pero intenta que todos cumplan con esta máxima para ganar en agilidad en tu preparación de oposiciones.

Estudia de manera progresiva

El orden y la disciplina van a guiar toda tu preparación, pero para que consigas buenos resultados lo ideal es que comiences estudiando pocas horas al día y a medida que adquieres hábito, añadas más tiempo. Puedes empezar con cuatro o cinco horas y desde ahí pasar a 6 y hasta 8 o 10.

Estudia siempre a las mimas horas

Otro truco que guarda relación con el orden. Procura dedicar las mismas horas del día al estudio. Mantén un horario bien definido donde puedas sacar el máximo partido a la preparación. Este timing depende de cada opositor, aunque por lo general, las horas más productivas son las diurnas.

No te olvides del tiempo libre

A la hora de preparar oposiciones es tan importante el tiempo de estudio como el de ocio. Y aunque este último es el más reducido, nunca hay que abandonarlo. Si solo piensas en estudiar y no dejas momentos para la desconexión, puedes acabar muy hastiado de tus estudios.

Duerme y come bien

Aunque este no sea un consejo psicológico, es esencial para tener opciones de éxito. Además, también es parte del orden. Organiza bien tu dieta y descansa correctamente, pues esto ayudará a que el cerebro se mantenga más vivo e interiorice con claridad todo el aprendizaje.

Estudiar es repasar

Estudiar no es solo aprender o introducir conocimientos en el cerebro. Es entenderlos, diagnosticarlos y poder hacer uso de ellos. Con todas las oposiciones, en las que siempre hay mucha más información que a priori parece un poco de relleno, repasar periódicamente los aprendizajes adquiridos ayuda a refrescar todo el temario.

Piensa en las oposiciones a largo plazo

Las oposiciones no son la carrera de 100 metros lisos, sino una prueba de fondo, de resistencia. De nada sirve que comiences tu preparación con todo el ímpetu del mundo si a las pocas semanas te vas a deshinchar. Piensa a largo plazo y adecúa tus jornadas de estudio a este objetivo.

Permítete ciertos errores para ganar en flexibilidad

Las personas no somos máquinas. No existe la perfección. Todo el mundo falla en alguna ocasión. Al final, las oposiciones son la suma de una extensa preparación, una disciplina férrea y el aprendizaje a partir de los errores. No seas muy duro contigo si los resultados no llegan pronto, asume que las decepciones pueden ocurrir e intenta sacar provecho de ellas. SI lo haces, la recompensa acabará llegando tarde o temprano.

Todos estos consejos son de gran utilidad para los procesos de estudio a largo plazo. Para completarlos hemos acudido a expertos conocedores del tema, lo que nos ha permitido crear este artículo patrocinado por Euskal Opodis, academia de oposiciones en Bilbao.

In this article